lunes, 27 de febrero de 2017

De empleado a empresario y de empresario a deudor.

Muy lleno de esperanzas, sueños y fuerzas,
entendí que era el momento del gran paso.
Llegó el momento de arriesgar mi jornal,
y apostar por lo que había planeado.

Después de haberme preparado y estudiar
por largos años y haber pulido mi talento,
ha llegado el tiempo de trillar y forjar
mi camino, dejar el pasto, subir al pavimento.

Los tiempos de los planes terminaron.
Mi empresa he decidido levantar.
Honraré al fisco, pagaré mis impuestos.
A la causa de la patria he de aportar.

Las cosas marchan bien en mis inicios.
Los clientes aquilatan mi labor.
La gente empieza a comprar nuestros servicios.
Nuestra fama se esparce cual rumor.

Las cuentas por cobrar ya se incrementan.
Todo marcha acorde a lo planeado.
La cartera de clientes también aumenta.
La realidad es mejor que lo soñado.

II

Mas de repente, se oscurece el panorama,
La DGII ya está tocando nuestras puertas,
algo que aún no estaba en mi programa,
nos ultiman: “pongan al día sus cuentas”

El escenario da  un giro inesperado.
Aún no han sido cobradas las facturas.
Pero el fisco insiste: “Los impuestos son sagrados”,
Y allí comienza de mi empresa la aventura.

III

En mi afán de honrar mis compromisos
y  no fallarle al fisco en mis impuestos
desfalqué el capital de mis ahorros,
sacrifiqué la idea del crecimiento.

Algunas facturas se cobraron,
Y el túnel parecía tener final,
pero Hacienda embestía con mayor fuerza,
“O pagas o cierras” me informaron;

 Esta vez, por no cerrar mi empresa,
recurrí a endeudarme con la banca,
que error, pues para mi sorpresa,
ya de  este golpe nada nos levanta.

IV

No les importó las finanzas de mi empresa.
Vieron la oportunidad y la tomaron,
Nos vieron como el cazador mira su presa,
destruyeron mi negocio, lo saquearon.

Me advirtieron no ser tan transparente,
ni mostrar todas las cartas al estado.
Para ellos, el dinero es lo importante.
No sabes cuanta gente han desfalcado.

Parecen sanguijuelas estatales,
seres sedientos de  dineros,
parásitos, vampiros municipales,
carroñeros, buscando mataderos.

V

 Por tantos años me preñé de sueños
Me llene de ideas tan irreales,
daba en balde libertad a mis pensamientos,
como esclavo, respirando ideales.

Es una guerra  levantar una empresa.
Son tantos los frentes que te abres.
Vencer la inercia, cuando se comienza,
Mantener la frente en alto mientras corres.

VI

No me arrepiento de haber dado este paso.
Fue amarga la experiencia lo confieso.
Pero abona, muy dentro de mi pecho.

El anhelo de plena libertad para mi pueblo.

domingo, 22 de enero de 2017

La impunidad

Es evidente que han cambiado los tiempos,
y el cómplice silencio del cobarde temor
empieza a silenciarse por la voz del orgullo,
aquella que se grita henchida de valor.

Ya sé que por sí misma, no puede hacer verano ninguna golondrina,
ni puede por un grano ser llenado el granero.
Pero, ¿no es una gota la que derrama el vaso?

Refugio de corruptos por mucho tiempo ha sido,
y perfecta garantía de los más oscuros planes
la fría impunidad que este día combatimos.

El verano se acerca, y el granero se llena.
El agua de la copa está casi derramada.
La impunidad, de raíz, será desenterrada.

martes, 1 de noviembre de 2016

Super Tucanos

Super Tucanos

 Como si fuera noticia
la corrupción en mi tierra,
contra la que estoy en guerra,
sale en la primera plana
esta perla de primicia,
en la prensa nacional:
“Sobornos para comprar
La flota de los tucanos”.
¡Qué novedad!, uno y uno
Suman dos para variar.

jueves, 29 de noviembre de 2012

Otro procurador


Quiero otro procurador
Alguien que sí nos defienda
Que no esté sujeto a deudas
Que pueda jugar su rol

Quiero que sea un ciudadano
Que entienda bien su papel
Que a Quisqueya le sea fiel
Aunque afecte a don fulano

Que procure por su patria
Que no defienda intereses
Que no sean los de este pueblo

Que procure con justicia
Que procure por mis hijos
Quiero otro procurador

lunes, 19 de noviembre de 2012

Libertad


Libertad a Nuestra Patria 

Cual maza de  cadena medieval
Que rompe cuanto encuentra en su camino
Lacera la reforma el destino
De este pueblo que trata de avanzar

Cuando el impío gobierna el pueblo  gime
Le duelen a mi patria hasta los huesos
El alma se la rompe tanto abuso
Y a pesar de las cosas sigue firme.

Sigue firme, buscando libertades.
Sigue firme, detrás de la verdad.
Sigue firme, persigue la justicia.

Queremos castigar tantas maldades
Que ninguno disfrute impunidad.
Dios, dale libertad a nuestra patria.

lunes, 12 de noviembre de 2012

Congreso microondas


Congreso microondas

Al frente del congreso nacional
Así se festejó el seis de noviembre
Oh! Que celebración tan triste y pobre
Pasó al vapor la reforma fiscal

Vaya celebración la de ese día
Golpe cobarde a la constitución
Estocada letal a mi nación
Que nos  sirve un congreso en cobardía

En  política hay cosas que se ven
Y otras que no se ven también decía
El profesor Juan  Bosch hace algún tiempo

Y vimos el congreso como un tren
Le daba el visto bueno y ni leía
Al parecer  estaban contra el tiempo.


II
Casi olvidaba aquel doscientos diez
Que se forzara en nuestra carta magna
En el cuarenta y cuatro por Santana
Artículo tiránico y soez.

Kratós  poder, del griego, demos pueblo
Nada que ver con nuestra democracia
El poder del pueblo es pura falacia
Le faltan libertades a mi suelo.

Ha impuesto el presidente la reforma
Cual déspota su santa voluntad
Al margen del reclamo popular

Y sigue nuestra sociedad el drama
De estos gobernantes sin piedad
Que aspiran nuestra patria secuestrar.